Noticias

Como gestionar de manera eficaz el tiempo en el trabajo

El tiempo, ese bien limitado, finito, caro y valioso, pero a la vez equitativo, ya que todo el mundo dispone de la misma cantidad. “Espejo insondable e incorruptible, nuestra relación con él, el uso qué hacemos de un recurso que algún día nos faltará, explica la auténtica naturaleza y el rango de nuestros valores, prioridades y relaciones”, afirma el profesor del IESE Santiago Álvarez de Mon.La Región de Murcia ha sido la primera comunidad, junto con el País Vasco, en adherirse a esta iniciativa del Comité de las Regiones.

 

Porque, es más, la calidad de las relaciones, del liderazgo, entendido como el arte de influir en los estados de ánimo y los comportamientos de otros, de las carreras profesionales, del ocio e incluso de la salud, depende, según este docente, de la relación con el tiempo. “Y esta, sorprendentemente, se muestra poco fluida y amable, incluso me atrevería a calificarla de difícil y conflictiva”. También el filósofo estadounidense, experto en analizar la relación del dinero y la ética, Jacob Needleman cree que la sociedad es sobre todo pobre en tiempo. Porque la intensidad y el ritmo vertiginoso al que se suceden los acontecimientos y los cambios hacen que el estrés sea el gran protagonista de nuestros días.

 

También el psicólogo estadounidense Tim Kasser considera que, una vez cubiertas unas necesidades básicas, la sensación de escasez de tiempo es la fuente principal de tensión e inestabilidad emocional.Un elemento distorsionador es la tecnología: internet distrae. Supone una gran tentación en la que se cae a diario y que mina la capacidad de concentración de las personas. La imagen la ilustra Álvarez de Mon en el libro Mi agenda y yo (Plataforma Actual), con la escena de una reunión de un consejo de administración con casi todos los consejeros enganchados a sus móviles; o un comité de dirección en el que los diferentes directores sostienen un pulso entre las tentaciones de la red y volver a la agenda del día; una presentación en la que el power point, las tabletas, los tuits y los móviles compiten entre sí; un mano a mano entre un jefe y un subordinado; llamadas de teléfono, whatssaps, jornadas de formación en las que la cabeza no es capaz de aislarse de las urgencias del día a día, una negociación ardua, una cena familiar en la que todos sus miembros están pendientes del teléfono móvil, de los chats con amigos sobre un partido de fútbol... “El cerebro humano es la víctima que sufre este asedio digital”, apunta el profesor, quién distingue entre tiempo profesional o laboral, dependiendo de la historia, cultura y exigencias del trabajo de cada empresa, también en función de si el trabajador lo es por cuenta ajena o autónomo.

 

1492100508 424399 1492100877 noticia normal recorte1

Comparte este enlace

Submit to FacebookSubmit to Google BookmarksSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn